¿Qué es la escoliosis?

La escoliosis es una curvatura de la columna, que puede ser leve o pronunciada. Cuando esta es menor de 10 grados no suele producir ningún síntoma, algo que le ocurre a cerca del 3% de la población. En estos casos no es necesario tratarla, pero cuando es más pronunciada sí, ya que puede provocar problemas más graves.

Existen diferentes tipos de escoliosis, entre los que destacamos los siguientes.

Escoliosis estructural o verdadera:

Está formada por el tramo de vértebras que están torcidas o rotadas de manera patológica o permanente. 

Escoliosis funcional o compensadora:

Tramo de vértebras que compensan o equilibran la columna de la curva producida por las vértebras realmente torcidas.

Causas de la escoliosis

Esta curvatura en la columna vertebral puede estar provocada por diferentes factores:

ENFERMEDAD NEUROLÓGICA

MALFORMACIÓN DE NACIMIENTO LOS HUESOS DE LA COLUMNA VERTEBRAL.

TRAUMATISMO (ACCIDENTE, GOLPE...)

CIRUGÍA LUMBAR PREVIA

Sin embargo, en más del 70% de los casos, se desconoce cuál es el origen del problema, por lo que hablamos de escoliosis idiopática, es decir, que no tiene causa conocida. 

Principales síntomas

Los síntomas que produzca la escoliosis dependen de lo pronunciada que sea la desviación de la columna y del tiempo que lleve presente. Por ello, es bastante común que los niños no padezcan molestias y los síntomas aparezcan a partir de los 30 años, cuando la curvatura empeora. 

El principal síntoma es el dolor, que no permite al afectado estar mucho tiempo en la misma posición. Aparte de esto, se pueden producir otros problemas más graves por la posición del torso, que afectan al corazón o a los pulmones. 

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la
escoliosis en Instituto Clavel?

En Instituto Clavel establecemos el diagnóstico a partir de un examen holístico. Entre las pruebas, se incluye un escoliograma biplanar con baja dosis de radiación gracias a la nueva tecnología EOS. Gracias a ella, obtenemos una imagen de alta calidad que nos permite determina la magnitud de la escoliosis de forma precisa. Generalmente, esta prueba se complementa con una resonancia magnética de toda la columna. 

En caso de que el paciente tenga ser intervenido quirúrgicamente, también se complementará el estudio con una tomografía computarizada de la columna y, en el caso de los adultos, una densitometría para hacer una valoración de la calidad del hueso.

 

¿Cómo la tratamos?

En Instituto Clavel ofrecemos tratamiento para la escoliosis infantil y juvenil (a partir de los 10 años) y en adultos. El tratamiento de la escoliosis varía en función de su estado. De esta forma, se puede iniciar con opciones conservadoras en los casos más leves y optar por la cirugía en aquellos casos en los que, por su gravedad, sea necesario.

En los casos leves, en Instituto Clavel solemos optar por ejercicios fisioterapéuticos para fortalecer la musculatura y la columna vertebral, que ayudarán a corregir la curvatura. 

Cuando la gravedad de la escoliosis es media, aparte del tratamiento fisioterapéutico, se recomendará el uso de corsé ortopédico. Si el paciente afectado está en etapa de crecimiento, lo más efectivo es que lo lleve 23 horas al día para corregir el problema, uso que se irá reduciendo progresivamente.


Sin embargo, cuando la curvatura de la columna es grave y afecta a la calidad de vida del paciente, es necesario optar por una intervención quirúrgica para corregirla. Para ello contamos con un equipo multidisciplinar formado por un cirujano ortopédico, el Dr. Charosky, que es un referente mundial en cirugía de escoliosis, el equipo de neurocirujanos encabezados por el Dr. Català, la unidad del dolor y el equipo de UCI con intensivistas de primer nivel.

Además, disponemos de un equipamiento tecnológico muy avanzado formado por piezas como el escáner O-ARM 2, el robot Mazor X o la monitorización neurofisiológica intraoperatoria (MIO) para que la cirugía sea más sencilla y segura. Hay que tener en cuenta que todo esto es clave, ya que, de las cirugías de columna, la escoliosis es uno de las más complejas, por lo que es necesario contar con los recursos humanos y tecnológicos necesarios para minimizar los riesgos al máximo.
 

¿En qué consiste la cirugía de escoliosis?

La cirugía de escoliosis consiste en corregir el segmento escoliótico mediante la realineación y la fusión de las vértebras que sean necesarias. La técnica más habitual es la instrumentación mediante la colocación de tornillos transpediculares, que conectaremos con barras para conseguir la alineación necesaria de la columna.  

Sin embargo, en Instituto Clavel, utilizamos técnicas menos invasivas para mejorar el resultado de las cirugías. Estos son los puntos que nos diferencian:

1. Planificamos de forma exhaustiva la cirugía

Para ello contamos con la radiografía telemétrica biplanar de baja dosis llamada EOS, que nos da la posibilidad de realizar un análisis preciso de todos los ángulos y formas de la escoliosis. La reconstrucción 3D, por su parte, nos permite simular el resultado final tras la cirugía.
 

2. Utilizamos la última tecnología para aumentar la precisión y mejorar los resultados

Para asegurar una colocación exacta de los tornillos, en el Instituto Clavel disponemos de la navegación intraoperatoria guiada por O-Arm 2, que permite una colocación precisa de los tornillos pediculares en curvas rotadas en varios ángulos. Gracias a ello, podemos realizar maniobras complejas de alineación de la columna, esta no sufre y el resultado de la corrección es mejor. 

Además, usamos la tecnología robótica Mazor X para mejorar nuestra planificación quirúrgica y optimizar aún más la colocación.

Asimismo, para poder alinear la columna se realizan pequeños cortes en los huesos vertebrales denominados osteotomías. En nuestro centro disponemos de la tecnología de corte óseo por ultrasonido, que permite realizar los cortes sin pérdida de sangre.

3. Reducimos la necesidad de transfusiones

En Instituto Clavel contamos con recuperadores sanguíneos que permiten que la sangre que se pierda durante la cirugía vuelva continuamente al torrente sanguíneo del paciente, disminuyendo la necesidad de transfusiones de sangre después de la cirugía. 

4. Monitorizamos la situación del paciente durante la cirugía

Se lleva a cabo una monitorización neurofisiológica intraoperatoria (MIO) continua por parte del neurofisiólogo, un médico que monitorea la conducción de los nervios y la médula espinal durante toda la cirugía. 

5. Minimizamos el traumatismo con las cirugías por etapas

En el Instituto Clavel también llevamos a cabo las cirugías por etapas. Es decir, aplicamos abordajes anteriores o laterales mínimamente invasivos para la corrección previa de la curvatura, antes del abordaje posterior con tornillos transpediculares. Al dividir la cirugía en diferentes días, minimizamos el traumatismo sobre el paciente y facilitamos la recuperación.

6. Contamos con un equipo profesional multidisciplinar

Estas cirugías son altamente especializadas, lo que requiere un equipo multidisciplinar. Por ello, en Instituto Clavel nuestro equipo de escoliosis está formado por casi todos los miembros del equipo: enfermeros, fisioterapeutas, traumatólogos cirujanos, neurocirujanos, neurofisiólogos y médicos de clínica del dolor. 

Recuperación tras la cirugía de escoliosis

En Instituto Clavel apostamos por una rehabilitación totalmente personalizada, según la cirugía a la que se ha sometido el paciente, para obtener los mejores resultados y acelerar la recuperación. 

Por eso, trabajamos de la mano de FisioSpine, un centro especializado en rehabilitación de columna, en patologías complejas como la escoliosis. Los cirujanos y los fisioterapeutas elaboran un plan con ejercicios específicos para cada etapa de la recuperación.

¿Qué médicos del Instituto Clavel tratan la escoliosis?

¿QUIERE SABER MÁS?
¡CONTACTE CON NOSOTROS!

Cuéntenos su caso para que podamos asesorarle de forma personalizada.

Compartir en: