¿Qué es la hernia de disco cervical?

La hernia de disco cervical se produce cuando un disco intervertebral degenerado se rompe por un punto de su circunferencia, su contenido sale y presiona un nervio cervical. Esto produce como síntoma principal el dolor, que puede variar de zona en función de la parte cervical en la que se produzca la hernia.

Si la hernia se encuentra entre los discos C4 y C5, el dolor suele producirse en los hombros. Si esta se produce entre los discos C5 y C6, se podría experimentar debilidad en el bíceps, así como dolor y adormecimiento en el área cercana al pulgar. Entre los discos C6 y C7 el brazo se nota adormecido y con dolor en el dedo medio. Por último, entre los discos C7 y T1, lo más probable es que haya dolor hacia el cuarto y quinto dedo, por lo que puede ser más complicado para el afectado coger objetos.

Causas de la hernia de disco cervical

En la mayoría de los casos, las hernias de disco se producen por un desgaste natural, relacionado con la edad, que se denomina degeneración discal. En este sentido, a medida que envejecemos, los discos son cada vez menos flexibles y, por tanto, más propensos a desgarrarse o romperse. 

En el caso de las cervicales, hay que tener en cuenta que soportan tensiones de forma continua y que están sometidas a mucho estrés. Es habitual que con el paso del día esta zona acabe rígida y dolorida porque se fuerzan las estructuras musculares y osteoligamentosas cervicales al cargar con pesos de forma inadecuada. Las lesiones en esta zona son uno de los problemas que nos encontramos con más frecuencia y pueden ir desde una contractura muscular hasta hernia de disco u osteofitos artrósicos que producen compresiones sobre la médula o los nervios.


Las causas, en conclusión, no se pueden precisar en todos los casos. En la mayoría se deben a hábitos posturales y esfuerzos excesivos. También hay que tener en cuenta que existen determinados factores de riesgos para desarrollar la hernia discal:

Genética

Predisposición a padecer hernia discal. 

Trabajo

Las personas cuya actividad laboral requiera esfuerzos físicos más exigentes tienen mayor riesgo de padecer hernia discal. 

Exceso de peso corporal

Que puede sobrecargar los discos y contribuir a que su degeneración, especialmente en los discos de la zona lumbar. 

Fumar

El tabaquismo puede reducir el suministro de oxígeno al disco, lo cual favorece su deterioro. 

Accidente traumático

Aunque es menos habitual, un golpe o una caída también puede producir una hernia de disco. 
 

Por lo tanto, las recomendaciones generales para prevenir este problema son cuidar los hábitos posturales, hacer ejercicio para fortalecer los músculos, mantener un peso saludable y evitar el tabaco. Todo ello, además, contribuye a la salud general. 

Síntomas de la hernia de disco cervical

  • Dolor en el hombro o el brazo: suele producirse al realizar determinados movimientos, estornudar o toser.
  • Debilidad: los músculos cercarnos a la hernia cervical suelen debilitarse, por lo que la capacidad de coger objetos puede verse afectada. 
  • Hormigueo: la hernia puede provocar entumecimiento u hormigueo que se irradia desde los nervios afectados hasta los músculos que sirven. En este caso, a los brazos. 

Diagnóstico de la hernia de disco cervical

La resonancia magnética nuclear (RMN) es la prueba más utilizada para el diagnóstico de hernia de disco porque ofrece una imagen muy nítida con una resolución de las partes blandas (disco, hernia, nervios...) muy alta. Todo ello permite identificar cualquier pinzamiento de raíz de nervio causado por la hernia de disco cervical. Por otro lado, la tomografía computarizada (TC) también puede ayudar en el diagnóstico de esta afección cuando es importante ver bien la parte ósea. 

En el Instituto Clavel contamos con un equipo altamente cualificado, así como la última tecnología para establecer un correcto diagnóstico de hernia discal cervical que facilite el posterior tratamiento del paciente para los mejores resultados. 

Tratamiento de la hernia de disco cervical

Los tratamientos para la hernia de disco cervical se dividen en tres grupos que diferenciamos a continuación.

TRATAMIENTOS NO QUIRÚRGICOS O CONSERVADORES

Son aquellos que se suelen aplicar de forma inicial. Entre ellos podemos encontrar los analgésicos, los antiinflamatorios, los relajantes musculares y los fármacos neurolépticos. Estos deben combinarse con fisioterapia y ejercicio, además del cambio de hábitos diarios perjudiciales que puedan provocar dolor, como levantar objetos pesados o mantener determinadas posturas. Si al aplicar estos métodos durante uno o dos meses no se consiguen los resultados esperados, en Instituto Clavel valoramos otros procedimientos quirúrgicos para reducir los episodios de dolor. 

TRATAMIENTOS INTERMEDIOS

Cuando el dolor cervical está muy limitado localmente y no se produce compresión marcada mieloradicular, podemos recomendar los tratamientos con infiltraciones o la rizólisis facetaria por radiofrecuencia pulsada. Estos se realizan en el quirófano, pero con anestesia local y sin necesidad de ingreso del paciente. En ocasiones se utilizan como tratamientos únicos y otras veces como paso previo a la cirugía.

OPERACIÓN DE HERNIA CERVICAL

Cuando el afectado requiere otra solución a su problema, la vía más frecuente es la microdiscectomía cervical por vía anterolateral cervical. Este acceso es poco invasivo para la columna cervical, lo que evita el daño de la musculatura paravertebral y la manipulación excesiva de la médula y los nervios. Además, facilita la resección completa del disco dañado y la descompresión nerviosa mediante microcirugía. Una vez hecho esto, necesitaremos reemplazar el disco degenerado por uno artificial.

En el Instituto Clavel consideramos que la cirugía de ADR (Artificial Dis Replacement) o artoplastia discal es una alternativa mejor a la cirugía de fusión y mucho menos agresiva, ya que permite conservar la movilidad natural de la columna. Esta consiste en sustituir el disco cervical degenerado por un implante artificial diseñado para imitar al disco natural sano.

Evolución y recuperación de la hernia de disco cervical

La evolución de la hernia discal depende del estadio en el que se encuentre y del tratamiento elegido. En el Instituto Clavel apostamos por un trato personalizado sumado a la tecnología más vanguardista para realizar las intervenciones pertinentes que ayuden a los pacientes a recuperar su bienestar y mejorar su calidad de vida.

Asimismo, estamos cerca del paciente durante todo el proceso de recuperación para garantizar los mejores resultados. 

¿Qué médicos del Instituto Clavel tratan la hernia de disco cervical?

Todos los especialistas médicos de Instituto Clavel están preparados para el manejo de la hernia discal. Los especialistas en neurocirugía y en cirugía ortopédica realizan la valoración inicial e indican y realizan la cirugía en caso necesario. Además, nuestra anestesióloga especialista en técnicas para el dolor lleva a cabo los tratamientos de infiltraciones y radiofrecuencia.

¿QUIERE SABER MÁS?
¡CONTACTE CON NOSOTROS!

Cuéntenos su caso para que podamos asesorarle de forma personalizada.

Compartir en: