jjes

¿Qué es la neuralgia del trigémino?

La neuralgia del trigémino es una afección del nervio trigémino, localizado en el sistema nervioso central, que provoca dolor intenso en la cara. Este suele ser episódico y aunque puede darse en toda la cara, la zona más afectada suele ser la mandíbula.

El nervio trigémino, también conocido como quinto nervio, está dividido en tres ramas desde la base del cráneo. Cuando alguno de los puntos se comprime, se produce una descarga que provoca dolor punzante en todas o algunas de las zonas suministradas por las ramas del nervio trigémino: mandíbula superior e inferior, nariz, pómulos y barbilla. Incluso puede afectar a la frente, pero es poco frecuente.

A pesar de que los brotes suelen tener una duración corta, normalmente de unos segundos, pueden surgir en cualquier momento por diferentes movimientos o roces, por lo que afecta negativamente a la calidad de vida del paciente. Por ello, en Instituto Clavel, el objetivo de los tratamientos es eliminar estas molestias o reducirlas de forma considerable.

Causas de la neuralgia del trigémino

En la mayoría de los casos, esta afección se produce por la irritación provocada por el cruce de la arteria cerebelosa superior sobre el nervio trigémino, situados en el compartimiento inferior del cráneo (fosa posterior). Esa presión también puede producirse por otros vasos sanguíneos situados junto al nervio, por variaciones anatómicas o crecimiento anómalo puede acortarse la distancia que lo separa de este y comprimir el nervio.

No obstante, aunque es menos frecuente, también puede estar relacionada con la infección por el virus Herpes-Zóster, tumoraciones o la esclerosis múltiple.

Síntomas y diagnóstico

SÍNTOMAS

El principal síntoma de la neuralgia del trigémino son los ataques de dolor agudo y punzante, que tienen una duración de entre unos segundos hasta dos minutos. Estos son muy intensos y pueden producirse de forma espontánea por diversas acciones naturales del paciente, tales como hablar, reírse, masticar, tragar, rozarse la cara o lavarse los dientes.
 
Al tratarse de un dolor muy fuerte que puede desencadenarse fácilmente, esta afección puede llegar a limitar seriamente la vida del paciente si se repite varias veces al día. Tanto es así, que se han dado casos de pacientes en los que se produce una pérdida de peso, porque no quieren comer o beber por miedo a sufrir más episodios de dolor.

DIAGNÓSTICO

Los dolores repentinos en la cara no tienen por qué deberse a una neuralgia del trigémino. Por eso, para realizar un diagnóstico adecuado, es importante que los profesionales médicos descarten otras afecciones que puedan generar dolores faciales, tales como las afecciones en los dientes, las fosas nasales o los ojos; tensión muscular de la zona del cuello; cefalea o enfermedades que afecten a la articulación maxilar.

En caso de que se considere que el motivo más probable del dolor es la neuralgia del trigémino, se procederá a verificar si es una neuralgia clásica o sintomática, es decir, si ha parecido como consecuencia de otra enfermedad.

Para ello es habitual hacer una tomografía por resonancia magnética de la cabeza con la que se podrá comprobar si hay daño en el nervio, si existe algún tumor o si hay indicios de otras enfermedades como a la esclerosis múltiple.

En Instituto Clavel contamos con un equipo de profesionales con amplia experiencia y la tecnología más vanguardista que garantizan un diagnóstico correcto, con un proceso lo más sencillo posible para el paciente.

Tratamientos

Existen varias opciones de tratamiento para esta afección.

Terapia farmacológica

Lo más habitual es comenzar a tratar el problema con terapia farmacológica, en concreto con la carbamazepina, que es el medicamento más elegido en estos casos. Sin embargo, cuando este no es eficiente, o no es suficiente para calmar los episodios de dolor, existen otras alternativas para conseguirlo.

Microdescompresión vascular

En el Instituto Clavel la primera elección suele ser la microdescompresión vascular, una técnica neuroquirúrgica permanente, ampliamente aceptada y con un alto porcentaje de éxito. Esta ayuda a eliminar la principal causa del dolor trigeminal, que es el contacto de este nervio con la arteria cerebelosa superior.

Para llevar a cabo esa descompresión microvascular, se realiza una apertura del cráneo por detrás de la oreja y se interpone un material protésico entre la arteria y el nervio. Con esto se consigue acolcharlo y eliminar o disminuir de forma notable el dolor. Contamos con neurocirujanos expertos en este tipo de intervenciones, por lo que la tasa de resultados positivos es muy elevada.

Otras técnicas

No obstante, existen otras técnicas para aquellos pacientes que no puedan someterse a la microdescompresión por elevado riesgo quirúrgico o porque las causas del origen de la neuralgia son otras como el virus Herpes-zóster. Las principales son la radiofrecuencia y la compresión por balón del ganglio de Gasser, que forma parte del nervio trigémino.

Estas técnicas se realizan mediante punción a través de un orificio en la base del cráneo con la guía de rayos X intraoperatorios. Estos procedimientos se pueden realizar con sedación y, aunque no son tan eficaces como la microdescompresión a largo plazo, sí pueden proporcionar un alivio del dolor notable para los pacientes. Por ello, son una alternativa interesante, frecuentemente utilizada en pacientes de edad avanzada o con alguna otra circunstancia que haga desfavorable el pronóstico de respuesta ante la microdescompresión vascular.

En Instituto Clavel contamos con expertos y sistemas de nueva generación para llevar a cabo este tipo de intervenciones con resultados óptimos para el tratamiento de la neuralgia del trigémino en todos sus estadios.

Programa de Preparación del paciente (PERQ)

Además, disponemos de un rograma de Preparación, Empoderamiento y Recuperación Quirúrgica del paciente (PERQ) con protocolos adaptados a todas las etapas del proceso, que nos permiten garantizar los mejores resultados.

Evolución y recuperación de la neuralgia del trigémino

La evolución de la afección dependerá del tratamiento elegido y de la etapa en la que se encuentre. En estadios iniciales es posible que los episodios de dolor se espacien entre semanas y meses. En muchos casos estos pueden controlarse siguiendo un tratamiento adecuado para el paciente.

En caso de que el dolor continúe y se opte por tratamientos más allá de los farmacológicos, como la microdescompresión o la radiofrecuencia, en el Instituto Clavel los pacientes recibirán el apoyo necesario por parte de los profesionales del equipo antes, durante y después del proceso para facilitar su recuperación.

¿Qué médicos del Instituto Clavel tratan la neuralgia del trigémino?

El equipo de cirugía craneal y cerebral de Instituto Clavel realizará la evaluación y manejo quirúrgico de la patología. 

Fuentes

  • M.S. GREENBERG. Handbook of Neurosurgery. Cap. 16.2.1. Trigeminal neuralgia. Ed.Thieme.
  • L.N. SEKHAR. Atlas of Neurosurgical Technique (Cranial). Cap 72. Microvascular Decompression for Cranial Nerve Compression Syndrome. Ed. Thieme.

¿QUIERE SABER MÁS?
¡CONTACTE CON NOSOTROS!

Cuéntenos su caso para que podamos asesorarle de forma personalizada.

Compartir en: