Escáner EOS

Todas las personas somos diferentes y también lo son nuestras columnas. La forma de la misma va cambiando a lo largo de nuestra vida y también lo hace cuando tenemos una enfermedad que afecta a esta parte del cuerpo. 

Desde hace más de 15 años, se ha estudiado que existen diferentes tipos de columna sana según sea su forma o morfología, lo que determinará un tratamiento y una planificación radicalmente diferentes. Las diferentes formas de columna sana descritas en la clasificación de Roussouly, vienen determinadas por unos parámetros espinopélvicos, que son el resultado de la medición de ángulos y distancias entre la cabeza, la columna, la pelvis y las piernas.

Hoy en día, la cirugía de columna no debe ser realizada sin un análisis de estos parámetros, ya que el tratamiento quirúrgico posterior y el éxito del mismo, dependerá de haber aplicado la técnica correcta a la patología y a la forma de la columna de la persona que lo padece.

El análisis del balance o equilibrio global de la columna se ha convertido en uno de los ejes de la cirugía de columna moderna. Sin embargo, las exploraciones radiológicas convencionales no resultan eficaces para su estudio. De hecho, siempre han existido radiografías para el estudio de la escoliosis (escoliogramas), pero con una imagen lateral que no permite ver la postura del cuerpo completo ni de la pelvis y que, por lo tanto, no permite el cálculo de los parámetros espinopélvicos.

En la detección y control de la escoliosis juvenil, se sabe desde hace tiempo de la importancia de las exploraciones radiológicas de columna adquiridas con el paciente de pie para establecer un diagnóstico correcto. Dado que la resonancia magnética o el escáner (TAC) de la columna se realizan con el paciente tumbado, estos no proporcionan la información completa, como por ejemplo el grado de escoliosis, que solo se detecta si el paciente está de pie.

Para obtener la correcta visualización de dichas estructuras, se tenían que hacer (y todavía se hacen) muchas radiografías a altas dosis, exponiendo al paciente a demasiada radiación obteniendo un resultado pobre para el análisis. La tecnología EOS surge como respuesta a estas necesidades.

 

¿Qué es y cómo funciona?

El sistema EOS es una instalación radiológica de alta resolución que permita realizar dos barridos de RX desde la cabeza hasta los pies de frente y de perfil al paciente. Con la tecnología microdose que incorpora, podemos adquirir un escaneo completo del esqueleto de una persona de pie con una dosis de radiación 6 veces menor que una radiografía convencional de cualquier parte del cuerpo.

Así podemos ver de frente y de perfil todas las estructuras óseas del esqueleto del paciente, por lo que no solo nos servirá para el análisis de la columna, sino para otras partes del cuerpo como la rodilla, la cadera o el pie.

Las imágenes serán transformadas en el formato DICOM y transferidas a una estación de trabajo donde, gracias a un software biométrico instalado, un técnico especializado realizará los cálculos de balance espinal y global básicos para el correcto estudio de la columna. Además, el programa interpreta los datos valorando el estado de la postura del paciente si es normal o patológica.

Las imágenes quedarán almacenadas en una estación de trabajo que permitirá a los especialistas de Instituto Clavel realizar análisis biométricos más extensos y reconstrucciones en 3D de la columna o simulaciones de las intervenciones, en los casos seleccionados que así lo requieran.

¿Cuándo se aplica?

En el Instituto Clavel creemos que el análisis global del balance espinal es fundamental para el análisis de todos los problemas relacionados con la columna. Por lo que para nuestros pacientes sería como el “DNI de la columna”, que nos servirá para determinar el tratamiento preciso a la patología de cada paciente.

Por ello, en el Instituto Clavel a todas las primeras visitas relacionadas con problemas de columna, se les solicita una exploración EOS de cuerpo entero. 

¿Qué beneficios tiene para el paciente?

Los beneficios que nos proporcionará una radiografía EOS de cuerpo entero o full body son los siguientes:

  • Imagen radiológica de alta calidad de cuerpo completo con el paciente de pie de frente y de perfil.
  • Exploración de baja radiación, 6 veces menor a una radiografía convencional.
  • Análisis biométrico de todos los parámetros espinales. Clasificación de tipo de curva y análisis de desviaciones patológicas de la columna.
  • Información muy valiosa con el paciente de pie que se complementará con la resonancia y el escáner de columna.
  • En una sola exploración podemos valorar diferentes estructuras óseas desde la cabeza hasta los pies siendo válidas para otros especialistas.
  • Exploración de elección para la detección y control de la evolución de la escoliosis.
  • Análisis de los parámetros de las extremidades inferiores para el cálculo de dismetría en las piernas para evaluar problemas de cadera o de rodilla.

¿QUIERE SABER MÁS?
¡CONTACTE CON NOSOTROS!

Cuéntenos su caso para que podamos asesorarle de forma personalizada.

Compartir en: