jjes

¿Qué es la radiofrecuencia trigeminal?

La radiofrecuencia es un procedimiento mínimamente invasivo que neutraliza la transmisión del dolor producido por el nervio trigémino, mediante el uso de ondas electromagnéticas de alta frecuencia. Gracias a ello, se reduce de forma significativa el dolor, aunque no de forma permanente. 

¿En qué casos se realiza?

Principalmente para tratar la neuralgia del trigémino cuando no existe buena respuesta al tratamiento farmacológico. La neuralgia del trigémino es una patología crónica, que consiste en un dolor intenso y episódico que afecta una de las ramas del trigémino: oftálmica, maxilar o mandibular.

Afecta a más mujeres que a hombres, y con mayor frecuencia a partir de los 50. El dolor se presenta de forma brusca y discontinua, y suele desencadenarse por estímulos táctiles sobre la superficie de la cara o otras actividades como masticar, hablar, bostezar o lavarse los dientes.

Con una resonancia magnética cerebral puede ponerse de manifiesto una de las principales causas de esta patología, que es la compresión neurovascular. La más frecuente es la arteria cerebelosa superior (90%), seguida de la arteria cerebelosa anteroinferior (10%), que causan irritación mecánica sobre el nervio.

No obstante, hay otras causas para esta patología que no son susceptibles de mejorar con la descompresión quirúrgica: irritación por químicos, VIH, esclerosis múltiple, infección por herpes zoster entre otras. En estos casos, el tratamiento por el que se opta suele ser la radiofrecuencia del trigémino

¿En qué consiste la intervención de radiofrecuencia del trigémino?

Es un procedimiento percutáneo guiado con radiología que puede realizarse con anestesia general o solo con sedación. 

Para llevarlo a cabo se introduce una aguja de punta activa desde el lateral de la comisura bucal, y a través del interior de la mejilla, hasta entrar en la cavidad craneal por el foramen oval (el orificio de salida de la 3a rama del nervio trigémino). Una vez colocada, se realiza la termocoagulación de la rama afectada a 65-70ºC durante 60-90 segundos, hasta 3 veces. 

Recuperación y rehabilitación

La radiofrecuencia del trigémino puede realizarse de forma ambulatoria, aunque en algunos casos puede requerir un ingreso hospitalario corto, de una noche. Por ello, lo más habitual es que el paciente pueda incorporarse a la vida normal el mismo día o, como mucho, al día siguiente.

Riesgos de la intervención

Al tratarse de una intervención sencilla, los riesgos suelen ser poco frecuentes. No obstante, a continuación, indicamos algunos de los que pueden producirse:

  • Hematomas de la mejilla o sangrados intracraneales, muy raramente.
  • Parálisis facial o de otros pares craneales, muy raramente.
  • Parálisis del reflejo corneal, poco frecuente.
  • Anestesia dolorosa, muy raramente, o hipoestesia del territorio afecto, poco frecuente.

¿NECESITA MÁS INFORMACIÓN?
¡CONTACTE CON NOSOTROS!

Cuéntenos su caso para que podamos asesorarle de forma personalizada.

Compartir en: