01-04-2020

La inestabilidad lumbar: una de las causas más frecuentes del dolor de espalda

La inestabilidad lumbar es una patología de la columna en la que hay una movilidad o articulación anómala entre dos o más vértebras contiguas, causando un gran dolor de a aquellos que lo padecen. Desde Instituto Clavel te contamos por qué se produce esta afección y cómo tratarla.

Cuando un paciente padece inestabilidad lumbar en su columna se produce un exceso de movimiento entre las vértebras y, de forma progresiva, una degeneración de las articulaciones intervertebrales, con la posible implicación de las estructuras del sistema nervioso que pasan por ellas.

Como explicaremos más adelante, esta afección no siempre es patológica y hay casos en los que no produce síntomas, pero cuando lo hace empeora de forma considerable la calidad de vida de los pacientes, impidiéndoles realizar sus actividades diarias. Por ello, el diagnóstico precoz de la misma es determinante para tratar al paciente cuanto antes y evitar que el problema vaya a más.

Causas de la inestabilidad lumbar

Las principales causas de la inestabilidad lumbar se pueden clasificar en:

  • Degenerativas: la causa más frecuente de inestabilidad de columna en los adultos es una degeneración o desgaste precoz de los discos intervertebrales, la parte más importante de la columna, produciendo una movilidad anormal de estas estructuras. Esto se produce en aquellas personas con una mayor predisposición genética y a los que se exponen a un sobreesfuerzo. Estos problemas degenerativos se ven incrementados por problemas posturales, mala condición física, insuficiencia muscular, vida sedentaria, sobrepeso, traumatismos, etc.
  • Congénitas:
    • La más frecuente es la espondilolistesis, provocada por una espondilólisis (defecto óseo en la unión de las facetas).
    • Anomalías de transición lumbo-sacras (lumbarización de la primera vértebra sacra o sacralización de la quinta vértebra lumbar).
    • Anomalías en la alineación de los cuerpos vertebrales, como es el caso de la escoliosis.
  • Adquiridas:
    • Postquirúrgicas.
    • Patologías que inciden sobre la columna lumbar, como las infecciones o los tumores.

Síntomas de la inestabilidad lumbar

La inestabilidad lumbar no siempre produce síntomas, pero cuando lo hace, el más frecuente y relevante es el dolor. Este puede ser agudo o crónico y puede variar ante los cambios de postura. De esta forma, aumenta en aquellas posiciones en las que las estructuras de la columna están sometidas a mayor estrés y disminuye en las que no.

Otro de los síntomas que puede producir esta afección es la compresión nerviosa, que produce dolor ciático durante el movimiento y que cede con el reposo.

 

Tratamientos de la inestabilidad lumbar

Desde el Instituto Clavel, como especialistas en columna, recomendamos que todos los pacientes (salvo casos puntuales con inestabilidad especialmente acusada) se traten con métodos conservadores al inicio. En caso de que no haya mejoras, se optaría por la intervención quirúrgica. A continuación, explicamos de forma más detallada en qué consisten ambas alternativas.

Tratamientos conservadores

Para empezar, los pacientes deberán evitar los esfuerzos, los movimientos bruscos y las posiciones estáticas que condicionen tensión mantenida de la musculatura lumbar, así como cualquier hábito que empeore el pronóstico de la enfermedad.

Aparte de esto, los tratamientos conservadores incluyen la receta de antiinflamatorios por periodos cortos y un programa adecuado de fisioterapia para ejercitar la musculatura y así estabilizar la lesión ósea o ligamentosa.

Dado que la degeneración de las estructuras estabilizadoras de la columna pasivas (ligamentos, cartílago articular y discos) es muy difícil de recuperar, la mejor estrategia de prevención consiste en tener una adecuada salud y funcionamiento de los mecanismos dinámicos de estabilidad de la columna, es decir, la musculatura espinal.

Tratamiento quirúrgico

Como señalábamos, todos aquellos pacientes cuya patología esté muy avanzada y no respondan satisfactoriamente a los tratamientos menos agresivos, tendrán la opción de someterse a cirugía.

Existen varios tipos de cirugía posibles para la estabilización intervertebral, pero casi siempre va a requerir de algún tipo de implante que cumpla la función de estabilización en sustitución de la estructura anatómica que ha fracasado.

Siempre que fuera posible, se aplica una técnica de cirugía mínimamente invasiva (MIS) para respetar la musculatura espinal. Entre las diferentes técnicas de este tipo, podemos encontrar las siguientes:

  • Extrem lateral interbody fusión (XLIF): aplicable a los niveles comprendidos entre L1 y L5.
  • Artrodesis por abordaje anterior: para los niveles entre L3 y S1, en el cual se sustituye el disco con un implante móvil o fijo (ALIF), dependiendo de la severidad de la inestabilidad.

En aquellos casos en los que no se pueda realizar la estabilización convencional, ya sea por edad o por problemas de salud, optaremos por una cirugía de poca agresividad con implante de un dispositivo de distracción interlaminar o intrafacetaria, situado en la parte más posterior de la vértebra.

Cuando además de esto, existe la necesidad de realizar una descompresión de estructuras nerviosas como la médula o las raíces nerviosas, se requerirá una cirugía más abierta para asegurar la correcta liberación de las estructuras.

Otras veces será necesario añadir un mecanismo de estabilización en el tercio posterior de las vértebras para conseguir una corrección suficiente en casos de inestabilidad pronunciada, especialmente si existen múltiples niveles afectados. Es en estos dos casos cuando el beneficio de la vía posterior es claro y se realizan artrodesis con tornillos transpediculares   y cajas intersomáticas de tipo TLIF.

En Instituto Clavel, nuestro equipo especializado en operaciones de columna cervical y columna lumbar ha comprobado que todas estas técnicas, si se aplican correctamente, son efectivas para conseguir la estabilidad intervertebral. La aplicación de una u otra dependerá de las necesidades de cada caso, por lo que es indispensable el estudio individualizado en cada situación. Todas ellas pueden ser aplicadas de forma separada o bien combinarse para obtener un mejor resultado en caso de que una sola no sea suficiente.

Si padeces este problema y necesitas más información, no dudes en contactar con nosotros para que podamos atenderte de forma personalizada.

Compartir en:

Entradas relacionadas

15-12-2019
¿Qué es la raquiestenosis lumbar?

La raquiestenosis lumbar o estenosis de canal lumbar es una enfermedad que produce dolor o adormecimiento en las piernas. El equipo médico de Instituto Clavel explica en qué consiste exactamente esta afección, su origen y los posibles tratamientos.

Leer más
01-04-2020
La inestabilidad lumbar: una de las causas más frecuentes del dolor de espalda

La inestabilidad lumbar es una patología de la columna en la que hay una movilidad o articulación anómala entre dos o más vértebras contiguas, causando un gran dolor de a aquellos que lo padecen. Desde Instituto Clavel te contamos por qué se produce esta afección y cómo tratarla.

Leer más
01-01-2020
La columna vertebral y sus lesiones más frecuentes

La columna vertebral es una estructura de huesos sólida que proporciona soporte, apoyo y movimiento a nuestro cuerpo. Asimismo, también tiene la función de proteger el sistema nervioso central. En Instituto Clavel ¡somos expertos en columna y queremos contarte más sobre ella: cómo es, sus funciones y las patologías más frecuentes que se producen en ella.

Leer más