La escoliosis deriva de la palabra en griego “skolios” que significa torcido, por lo tanto cuando hablamos de la columna significa columna torcida o curvada.

Tenemos que saber que en la población general hasta casi un 3% de la población tiene escoliosis menor a 10 grados de curvatura y que ésta no tiene que provocar problemas de salud. Tener escoliosis puede ser por muchas causas, traumatismo, enfermedad neurológica, cirugía lumbar previa… Pero la más frecuente es la escoliosis idiopática. La llamaremos así, ya que a día de hoy su origen o causa se desconoce.

ESCOLIOSIS IDIOPÁTICA

A partir de los 10 grados de curvatura de los segmentos torácico o lumbar de la columna calificaremos a esta columna como columna escoliotica de origen idiopático sin no tenemos causa que la haya provocado.

Se clasificará la escoliosis idiopática en escoliosis infantil (0-3 años), escoliosis juvenil (4-11 años), escoliosis del adolescente (11-18 años) y escoliosis del adulto (mayores de 18 años)

Dependiendo de la curvatura que presente la columna necesitará tratamiento o no.

Las escoliosis de mayor magnitud superiores a 20  grados ya se advierten a edades tempranas por lo que la detección de las mismas es en la preadolescencia. Se puede detectar con asimetrías en las caderas u hombros de los niños o deformidades en el tronco.

El tratamiento de cada tipo de escoliosis  en los niños dependerá del tipo de curva que tengan pero sobretodo del grado de curvatura.

Así pues con curvaturas inferiores a 20 grados habitualmente se realiza un tratamiento con ejercicio postural para mantener la musculatura lo más en tónica posible y tratar de frenar la evolución de la curva en el crecimiento.

Si la curva supera se encuentra entre 20-40 grados se puede combinar la gimnasia postural con el apoyo de corsé nocturno o durante 24 horas.

En curvas mayores a 40-45 grados que provocan deformidades importantes o dolor se recomienda la cirugía correctiva de la escoliosis.

El Dr. Sebastien Charosky, traumatólogo y cirujano ortopédico, referente internacional en el tratamiento quirúrgico de la escoliosis idiopática.

ESCOLIOSIS DEL ADULTO

La gran mayoría de pacientes con escoliosis no presentan problemas de dolor durante la mayor parte de la vida, pero es a la edad adulta donde la artrosis hace que inicien los dolores.

Encontraremos dos tipos de escoliosis en la edad adulta que pueden causar problemas de salud siempre relacionados con el dolor o la deformidad.

Escoliosis del adulto con escoliosis idiopática previa.
Encontraremos pacientes con escoliosis idiopática en la juventud, que a lo largo de los años, la degeneración de los discos y las articulaciones facetarias de la columna, provocan un aumento de la curva o desequilibrio de la misma.

De este modo, el primer síntoma de la progresión de una curva ya existente el la columna puede ser una ciática en la pierna por una hernia discal o un estrechamiento del canal raquídeo o  las salidas de las raíces nerviosas. haciendo que éstas estén comprimidas y causen dolor.
Algunas veces la deformidad es tan importante que la vida diaria de las personas se ve afectada y casi siempre esta situación va acompañada de dolor.

Escoliosis del adulto de nueva aparición.
La edad y la patología degenerativa de la columna, en algunos pacientes deriva en una escoliosis secundaria a la misma. Habitualmente se produce en el segmento torácico y lumbar y es debido a la degeneración discal que provoca la desalineación o desequilibrio de la columna.

En estos casos de escoliosis del adulto el tratamiento irá dirigido a tratar el punto de la columna que produzca el problema de cada paciente y solo en casos que la escoliosis se descompense o desequilibre provocando deformidad invalidante o dolor, se necesitará una corrección quirúrgica de la misma.

¿CÓMO ES UNA CIRUGÍA DE ESCOLIOSIS?

La cirugía de escoliosis consiste en corregir el segmento escoliótico (torcido) mediante la fusión de las vertebras que sean necesarias.
La técnica de elección para la corrección de la escoliosis es la instrumentación mediante tornillos transpediculares que conectaremos con barras de diferentes aleaciones de metales para conseguir la alineación necesaria de la columna escoliótica.

Hoy en día usamos diferentes técnicas para mejorar el resultado de las cirugías y que éstas sean menos agresivas para el paciente:

1. La primera es una exhaustiva planificación de la cirugía. Para ello contamos con la radiografía telemétrica biplanar de baja dosis con la tecnología EOS, que nos permite realizar un análisis preciso de todos los ángulos de la propia escoliosis y con la reconstrucción 3D podemos simular el resultado final tras la cirugía.

2. Para asegurar una perfecta colocación de los tornillos disponemos en Instituto Clavel, con la navegación intraoperatoria guiada por O-Arm 2, que permite en curvas muy pronunciadas y rotadas, una precisa colocación de los tornillos para que al realizar las maniobras alineación de la columna, ésta no sufra y la corrección sea mejor.

3. Para poder alinear la columna se realizan pequeños cortes en los huesos vertebrales (osteotomías). Actualmente contamos con la tecnología de corte óseo por ultrasonido que evita el sangrado de este tipo de osteotomías minimizando así el sangrado que se podía producir antaño.

4. Para evitar la transfusión en éste tipo de cirugías también contamos con recuperadores sanguíneos que evitan la necesidad de transfusiones durante la cirugía o en el postoperatorio.

5. Dado que durante la cirugía y por las maniobras de alineación, estamos trabajando cerca de las estructuras neurales, en éste tipo de cirugías siempre se utilizará la monitorización neurofisiológica intraoperatoria, para asegurar que los implantes que colocamos no tocan ninguna estructura nerviosa y cuando realicemos las maniobras de alineación éstas no sufran ningún daño.

6. En instituto clavel utilizamos también las cirugías “por etapas”. Utilizamos abordajes anteriores o laterales mínimamente invasivos para corrección previa de la curva antes del abordaje posterior con tornillos transpediculares. De este modo, conseguimos dividiendo la cirugía en dos tiempos, minimizar el traumatismo sobre el paciente y mejorar los resultados en cuanto a recuperación postoperatorios.

7. No podemos olvidar que éstas cirugías son altamente especializadas y se necesita de un equipo profesional multidisciplinar, por ello en instituto clavel contamos con  cirujanos especialistas en cirugía de escoliosis (neurocirujanos y traumatólogos) de vasta experiencia. Anestesiologos especializados para éste tipo de cirugías. Contamos también con nuestro equipo de neurofisiologos que velaran por la integridad de estructuras nerviosas de nuestros pacientes.

8. En el periodo postoperatorio contaremos con la ayuda de los profesionales de Fisiospine, nuestro centro de rehabilitación, que ayudaran en el proceso rehabilitador y de retorno a la vida cotidiana, con la excelencia que les caracteriza.

Instituto Clavel es el primer centro español que dispone del escáner de rayos X EOS, que permite realizar un buen diagnóstico y seguimiento de la cirugía.